domingo, 6 de julio de 2008

Carta de Jose... (Extractos)

Resistencia, miércoles 25 de junio de 2008

A la noche, después de la Llamada del 25 en La Plata, con todos mis humos aún subidos, con los tambores sonándome todavía -los tambores que no dejan dormir pero ayudan a soñar-, mientras se organizaba el desbande, el regreso a casa, una compañera preguntó algo traducible por “qué representa todo esto”.
Como me suele pasar, me vinieron a la cabeza aproximadamente 239482454 frases por neurona, y cerca de 452452,7 imágenes. (De las emociones ni hablar, pero emociones hay seis o siete, nomás; y calculo que estarían todas).
Durante unos cinco segundos traté de decir algo, pero no salía nada –o sea: no salía todo, que es lo que a mí me gustaría poder decir- y entonces le pregunté si le había quedado claro.
Recién hoy, justo un mes después, en una mañana gris como en La Plata, y tras recorrer el blog y los mensajes y las fotos de los compañeros, me atrevo a intentar decir algo sobre aquello, sobre todo aquello, que es parte de todo esto.
Tal vez seguir callado sería mejor, porque como ocurre con otros vicios, puede resultar más fácil abstenerse de la palabra que usar de ella con oportunidad y mesura. Además, la palabra no es una herramienta excesivamente propicia para la comunicación y los (o mis) discursos suelen tender a centrarse en sí mismos y volverse latosos y aburridos.
Pero como escribo esto, cada cual puede dejar de leerlo en cualquier momento, o incluso no comenzar a leerlo, así que voy a tratar de verbalizar, que tanto y tanto me cuesta y tanto y tanto me agrada...
Sin embargo, veo que casi todo lo que quiero decir es; Gracias por todo, compañeros; gracias, gracias.
Y cuando digo compañeros, lo digo con una enorme gana de merecerlo...
Algo que quería decirles es que lo de La Plata es una cosa, sólo una, y fue y es grosísima, pero para mi no es menor la alegría y la grosidad cuando estamos en cualquier lado tocando y bailando y siendo, y que siempre y siempre aprendo un montón de cosas de todos, un montón de cosas...
Un fuerte abrazo para cada uno, y otro, muy fuerte, para todos.
Jóse

1 comentario:

Piris dijo...

salú amistiki!
muy buenas sus palabras y latosas para nada.
Un fuerte abrazo desde La Plata. Alfredo