martes, 14 de octubre de 2008

LA OPRESION Y EL SAQUEO DE HACE 5 SIGLOS CONTINUA

Hoy mismo, en el feriado argentino por el llamado 'Día de la Raza' en que Colón “llegó a la India por el Atlántico”, hoy, continúa la misma historia que esa llegada inició hace 516 años.

Hoy, en la pequeña ciudad de Ingeniero Juárez, en la provincia de Formosa, que conlinda con el Paraguay, las fuerzas militares y anti-motines están sacando a 50 familias del Pueblo Wichí, de las casas que han habitado por los últimos 18 meses. El alcalde había logrado que el gobierno construyera 50 casas para blancos en un terreno de esa ciudad, que todo el mundo sabe que los misioneros ingleses habían cedido a los Wichí antes de retirarse en la época de la revuelta en las Malvinas. Entonces, un año y medio atrás, un buen grupo de Wichí, de varios clanes, se juntaron y decidieron ocupar esas casas mientras los contratistas de construcción estaban en los últimos toques. La historia se registra en sitio web www.wichiwet.org. Y ahora ellos, por buscar la forma en que se acabe la opresión contra su etnia, irán presos…

Asociación de Artistas Indígenas Wichí
jwetes@hotmail.com


La Maldición de Malinche

Del mar los vieron llegar
mis hermanos emplumados
Eran los hombres barbados
de la profecía esperada
Se oyó la voz del monarca
de que el dios había llegado.
Y les abrimos la puerta
por temor a lo ignorado.

Iban montados en bestias
como demonios del mal
Iban con fuego en las manos
y cubiertos de metal.
Sólo el valor de unos cuantos
les opuso resistencia
Y al mirar correr la sangre
se llenaron de vergüenza.

Porque los dioses ni comen
ni gozan con lo robado
Y cuando nos dimos cuenta
ya todo estaba acabado.
Y en ese error entregamos
la grandeza del pasado
Y en ese error nos quedamos
trescientos años esclavos.

Se nos quedó el maleficio
de brindar al extranjero
Nuestra fe, nuestra cultura,
nuestro pan, nuestro dinero.
Y les seguimos cambiando
oro por cuentas de vidrio
Y damos nuestras riquezas
por sus espejos con brillo.

Hoy, en pleno siglo veinte
nos siguen llegando rubios
Y les abrimos la casa
y les llamamos amigos.
Pero si llega cansado
un indio de andar la sierra
Lo humillamos y lo vemos
como extraño por su tierra.

Tú, hipócrita que te muestras
humilde ante el extranjero
pero te vuelves soberbio
con tus hermanos del pueblo.
Oh, maldición de Malinche,
enfermedad del presente
¿Cuándo dejarás mi tierra..?
¿Cuándo harás libre a mi gente?

Amparo Ochoa - Gabino Palomares